www.saquear.net23.net
modas ropa talento foro activo influencias tendencias zapatos femme femanina paris


Mas recientes

  • novedades cientificas geologia
  • machado antonio espana
  • adopciones y otros temas
  • datos para entender los tipos de ram descubre como influye la
  • efemerides un dia como hoy
  • informe dimensin europea de crdoba
  • 1 el pasado 15 de diciembre se celebro en el centro superior de
  • venta de apartamentos en alcocebre alcossebre
  • the immortals of mercury
  • galeria virtual del impresionismo
  • impresionismo i manet
  • cine y jazz
  • 63 el yeso
  • el ciudadano nuevo alto mando de carabineros fortalece organo
  • la musica de cuba
  • vida saludable
  • viridiana blasfemia sacrilegio cine libre y hermoso
  • cristo y su justicia
  • devocionario eucaristico
  • cytoplasmic viral replication complexes
  • como comprar casa sin incurrir en ninguna sorpresa desagradable
  • la psiquiatria hace milagros foro loco
  • conocimientos cultura y conciencia en los directivos turisticos
  • twin birds entrevista en revista ya
  • una mirada esceptica al copago
  • asamblea general
  • acidos nucleicos
  • planificar la comunicacion
  • la salud del bebe dermatitis del panal que es
  • sindrome del respirador bucal aproximacion
  • mar adentro 2004 una vision diferente seis anos despues del oscar
  • yolanda beni exige a sanz explicaciones sobre el nuevo colegio
  • gastroeconomia
  • superclubs to buy udc stake in bloody bay hotel
  • libro el cultivo de pimientos chiles y ajies
  • clara sanchez me estremece que personas vestidas de bondad
  • ruta por la senda de la chorrera del hornillo
  • que se come en la costa sierra y selva en navidad
  • artesanias con botellas plasticas
  • la importancia de la educacion pre
  • squill urginea maritima scilla maritima
  • un argentino denuncio que su buque no pudo atracar en malvinas
  • el crucero adonia recala en vigo tras realizar su gran aventura
  • monumentos en chinchilla de montearagon castillo de
  • poemas malditos
  • ojo latino noviembre 2005
  • hermano recien iniciado
  • santa catalina de genova tratado sobre el
  • maria en la biblia
  • 2012 febrero 08 periovista de salta



  • 1 2 3 4 5 6 7 8 9

    beruby.com - Empieza el día ahorrando

    Publicidad 

         
    Ultimos Posts



    Descripcion:
    La insostenibilidad del enorme gasto público español, y la renuencia política a recortarlo con decisión y valentía, está llevando a que nuestros mandatarios estudien todas las maneras posibles de exprimir al ciudadano.

    Cuando no se quiere someter a dieta al Leviatán, se condena a pasar hambre a sus súbditos: primero fue el IRPF, y ahora, a pocos días de que se celebran las andaluzas y se abra el melón de las mil y una fórmulas recaudatorias, parece que se avecina otro rejonazo por la vía del Impuesto de Sociedades y del copago sanitario.

    Dado el escaso respeto que en amplios sectores se siente hacia la propiedad privada ajena, es dudoso que el incremento del Impuesto de Sociedades genere demasiada controversia; cuestión distinta es el copago sanitario, que, en la medida en que afecta a nuestros muy particulares bolsillos, es posible que despierte airadas protestas entre quienes se proclaman centinelas del Estado de Bienestar.

    Las razones más manidas para oponerse al copago son fundamentalmente dos: una considera inaceptable que el derecho a la sanidad deje de ser gratuito; otra, algo más informada sobre los hechos, critica que no sea más que un nuevo tributo que añadir a las ya insufribles y múltiples exacciones fiscales que padecemos.

    Sobre la primera objeción no hay demasiado que comentar: la sanidad pública, por mucho que lo repitan cuales mal instruidos papagayos nuestros políticos, no es gratuita. Su coste, soportado entre todos los contribuyentes, asciende a más de 70.000 millones de euros anuales, alrededor de 1.500 euros anuales por español (o, en una unidad familiar típica de padres con dos hijos, 6.000 euros por hogar). Predicar la gratuidad en estas condiciones no deja de ser una obscena manipulación para olvidar que el ogro filantrópico del Estado no da nada a la sociedad que previamente no le haya arrebatado: no nos regala la sanidad, sino que nos la cobra coercitivamente.

    En realidad, los políticos deberían decir que la sanidad pública es gratuita para sus consumidores, quienes, en cuanto a tales, no han de abonar precio alguno, pero sí como paganos contribuyentes. Es precisamente esta circunstancia lo que conduce a los otros detractores del copago a criticarlo: si ya estamos pagando la sanidad vía impuestos, ¿por qué motivo hemos de financiarla también de esta otra manera? Incluso han renombrado repago al copago: no se cofinancian los servicios sanitarios, sino que se duplica el desembolso.

    En un escenario ideal, el copago debería tender a sustituir los impuestos: se reemplaza un pago desvinculado del uso por otro ligado estrechamente al mismo, de modo que las necesidades de la demanda tiendan a alinearse mucho más con las posibilidades de la oferta. Y dado que parte de la financiación del sistema sanitario pasaría a efectuarse vía copago, las distintas figuras tributarias que proporcionan ingresos al Estado deberían reducirse de manera correspondiente.

    1) Los incentivos del Estado le llevan a gastar más en la medida en que recaude más. Si el copago incrementa sus ingresos, es cuando menos improbable que rebaje el IRPF o el IVA: los políticos procederán, más bien, a dilapidar más dinero en otras intervenciones.

    2) Ahora mismo, la sanidad, al igual que todos los otros desembolsos públicos, se encuentra infrafinanciada: la recaudación tributaria no llega a cubrir todos los gastos gubernamentales, de manera que el copago no iría de la mano de rebaja fiscal alguna.

    Precisamente por esto último no es buena idea lo de hablar de repago. Es verdad que los políticos nos han prometido, entre muchos otros servicios estatales, una sanidad pública, universal, de calidad y gratuita a cambio de los impuestos que actualmente sufrimos, pero lo cierto es que la recaudación no cubre, ni de lejos, el coste de la sanidad y del resto de prestaciones públicas. En caso de instaurarse el copago no pagaríamos dos veces por lo mismo, sino que nos aproximaríamos a abonar la factura íntegra de la sanidad pública y del resto de partidas presupuestarias.

    Los detractores del copago afirman que lo lógico sería racionalizar los demás gastos del Estado, de modo que se priorice lo realmente importante: sanidad y educación. Sin embargo, no queda claro por qué el gasto público en sanidad (que representa alrededor de un sexto del presupuesto total de las administraciones públicas españolas, y que inevitablemente seguirá creciendo conforme envejezca la población) resulta tan intocable, cuando tenemos que finiquitar un déficit que asciende a más de 90.000 millones de euros (algo más de un quinto del gasto total); sobre todo si, como afirman los defensores del copago, su propósito principal no es tanto recaudar como disuadir del uso abusivo y oneroso de los servicios sanitarios.

    1ª) Una parte de la demanda puede ser bastante sensible al precio (consultas generales), pero el resto (operaciones, medicamentos, cuidados intensivos, etc.) es claramente muy inelástica: por mucho que se imponga el copago, apenas habrá disuasión. Todo apunta a que la reducción de gasto público será extremadamente limitada, sobre todo si no va acompañada de un recorte de personal (si hay menos consultas, debería haber menos médicos de familia).

    2ª) En España ya existe un copago de facto por niveles de renta. Aquellos que quieren recibir unos servicios básicos de mayor calidad contratan un seguro privado (cuyas instalaciones contribuyen a evitar el colapso de la sanidad pública), de manera que la efectividad disuasoria del copago dependerá de que sea muy gravoso para las personas con menos ingresos, algo que la clase política es muy dudoso que acepte.

    3ª) Los defensores del copago suelen repetir que todos los países europeos, salvo España, Reino Unido y Grecia, lo aplican. No parece que éste sea un argumento de peso, pues prácticamente todos los países europeos tienen sistemas sanitarios públicos más costosos que los de esos tres países. El gasto público sanitario ronda el 7% del PIB en España, mientras que en Francia y Dinamarca asciende al 9%; en Alemania, al 8,5%; en Bélgica, al 8%; en Suecia, al 7,8%, y en Italia al 7,4%. Es posible que sin copago el gasto público de estos países se hubiese disparado todavía más, pero en cualquier caso no parece que el remedio haya obrado milagros.

    Si nuestros políticos apuestan por subir la tributación en lugar de por reducir el gasto, lo más sensato sería que aumentaran las tasas y que establecieran copagos diversos, no sólo en sanidad, también en educación y en justicia. Antes que subir los impuestos generales a todos los españoles, lo más razonable y menos lesivo sería que quienes usasen los servicios públicos del Estado cargasen con parte de su coste. Ahora bien, el copago sanitario dista de ser la solución al enorme déficit de nuestras administraciones públicas.

    Nuestros políticos deberían concentrarse en gastar menos y no en recaudar más. Lo deseable sería que esa merma en el gasto no fuera de la mano de una merma en la calidad del servicio, pero para ello habría que aumentar la eficiencia del sistema público, algo que, al no estar éste sometido a la competencia y a la disciplina del mercado, se antoja imposible. Es lo que tienen los servicios estatales: que cuando se les acaba el dinero que rapiñan al prójimo se derrumban como un castillo de naipes.

    Me ha gustado la cita del Ogro Filantrópico por recordar a Octavio Paz y su hermoso texto. Pero me gustaría saber que pensaría ahora el Sr. Paz sobre la pelea en México entre los narcotraficantes y el Estado ¿dónde se posicionaría?

    Me gusta mucho nuestro sistema sanitario, aunque lo pago y no lo uso (espero que durante mucho tiempo). Evidentemente me alarma que se le ataque frontalmente, tal y como está sucediendo, aportando cualquier elemento de debate siempre con el objetivo de ir mermando tan fundamental servicio público, uno de los fundamentos de nuestra sociedad.

    Tiene mucha razón en lo que dice pero creo que alguna medida hay que tomar para evitar un abuso, tanto en consultas como en medicamentos. Soy farmacéutica y compruebo diariamente que las personas que tienen que pagar el % correspondiente a su medicación hacen un uso mucho mas racional de la misma que el pensionista que no tiene que pagar nada.Por ponerle un ejemplo ayer me moleste en sumar el importe de los envases me devolvió una paciente cuyo padre acababa de fallecer y ascendía a 1.500€, envases acumulados que ni siquiera se habían empezadoesto, con mayor o menor cuantía lo vemos a diario, porque como dicen ustedes, los economistas Cuando la oferta es gratuita, la demanda es infinita. La opción que propone Feijóo en Galicia me parece que podría dar resultado, el paciente tiene que pagar todo lo que cueste menos de 2 €.A usted que le parece?

    Si se trata de minimizar el despilfarro deberían de recetarse las dosis exactas de medicamento para el tratamiento, y esto depende del farmacéutico y del médico que las manda. Ah! se me olvidaba tal vez a las empresas les interesan más envases grandes con grandes cantidades

    ¡Bueno! Lo que se puede hacer a día de hoy. Aún queda mucha crisis por purgar y veremos cosas que nos helarán el corazón (perdón por la cursilería, pero es la cita de Antonio Machado. Yo espero ser de los que bostecen).

    El ESTADO RAPIÑA porque es ilegal que no te dejes RAPIÑAR y las empresas y particulares VENDEN sus productos y servicios que TU quieras comprar al precio que te cuadre, luego NO PUEDEN RAPIÑARTE igual que el ESTADO.

    La prueba la tienes en que cuando viene la recesión las empresas no pueden subir los precios a places MIENTRAS que el ESTADO SI puede subirnos los impuestos y por eso las empresas y las familias se ajustan el cinturón (no tienen a quien apretar para evitarlo) y el ESTADO y los que lo gobiernan NO SE LO APRIETAN, porque nosotros estamos ahí, para pagarles todos sus caprichos, es la LEY.

    Por eso las empresas y las familias se ajustaron el cinturón desde que empezó la crisis (no tienen a quien apretar para evitarlo y ahí están los desahucios, las quiebras, el paro, el cierre de empresas) y SIN EMBARGO el ESTADO y los que lo gobiernan NO SE LO APRIETAN ni ante el peligro de quiebra soberana inminente, porque nosotros estamos ahí, para pagarles todos sus caprichos y comernos sólitos las consecuencias de SUS cagadas, es la LEY.

    Creo que el copago había que instaurarlo en servicios como el policial y el ejército, también el judicial, y por supuestos las cárceles. Así, en función de las propiedades y/o riquezas que tengas que proteger pagarás un copago proporcional.

    También habría que realizar un copago en función de las infraestructuras usadas, carreteras, aeropuertos, ferrocarril, transportes marítimos incluidos puertos .. o las infraestructuras y recursos energéticos, así como las riquezas naturales utilizadas, todo en función del grado de utilización. Joder, yo no viajo, no voy al médico, no voy a la escuela, no uso mucha energía (casi mínima), no me gustan los parques, ni el fútbol, joder

    - La tarea de decirle a un paciente que haga un uso racional del servicio público, se tome la medicación prescrita (preferiblemente un genérico) o que ya es hora de incorporarse a su puesto de trabajo no le corresponde a un economista sino a un médico.

    Muchos son los beneficios de extender la salud y hacerla asequible al conjunto de la población. Se es más productivo cuando sabes que estás cubierto y cuando no te preocupas por la atención de un familiar cercano porque sabes que está en buenas manos y que todos los recursos estarán para mejorar su salud. No te vas igual al trabajo cuando tienes a un hijo pendiente de una operación que nunca llega a tus padres ancianos sin una atención de calidad.

    Cuando en una Comunidad Autónoma querían suprimir determinadas pruebas a los recién nacidos para prevenir enfermedades futuras ya sabemos la catadura moral en la que se instalan aquellos que nos gobiernan. Se desprotege a la infancia, se cronifican enfermedades, se pretende obligar a las personas enfermas a que se den de alta y acudan a trabajar, se eternizan las pruebas diagnósticas y los tratamientos. Una sociedad enferma.

    ¿Privatizar es la solución? Ahora mismo si usted tiene dinero se paga lo que le dé la gana. El problema es cuando se encuentra desempleado, tiene pocos recursos o está pasando una mala racha. Entonces le quedará morirse.

    ¿Gestión privada de los servicios públicos sanitarios? Un mundo de picaresca, de mal servicio, de pruebas necesarias que no te hacen, de profesionales poco motivados o poco formados (mucho auxiliar de enfermería y poca enfermera me he visto yo en estos lugares, por poner un ejemplo), mucha sobrecarga de trabajo y si algún día tenemos una Ley de Transparencia decente podríamos ver que una trastienda de los horrores.

    Conclusión: tantas partidas por tocar, tanto por gestionar mejor en la sanidad, tanta corrupción por perseguir, tantos ingresos que podrían obtenerse de tantos lados y pretendemos eliminar o limitar el acceso a una atención básica y de calidad en unos de las cuestiones más importantes para el ser humano: su salud. Un país miserable donde lo poco que se cuestiona es como reducimos las migajas que reciben la mayor parte de la población.

    Socialista: sé que lo dices con ironía, pero acabas de dar con una de las claves del porqué del pensamiento liberal. Aquí siempre insistimos con la economía, no en vano Rallo es economista, pero el liberalismo vale para todos los campos.

    y 2) Cuando tienes una sociedad tan uniforme que el 80% de los ciudadanos quieren las mismas cosas y, por tanto, no les molesta pagarlas a escote. Os pongo por ejemplo un debate entre dos amigos míos hace nada:

    - ¡Un momento! ¿Yo por qué tengo que pagar el colegio de TUS hijos? Porque tú y tu mujer ganáis 60.000€ al año y por eso tenéis niños. Pero yo gano 13.000€ y con eso no puedo tenerlos. ¿Por qué tengo que pagarte yo el colegio de los niños, cuando yo no voy a tenerlos?

    Pues eso: solo puedes tener un Estado elefantiásico, con numerosos servicios pagados a escote si tienes un gran igualdad social (o si sobra el dinero). El problema es que la igualdad social consiste en que tú quieres hacer algo y no te dejan porque ese no es el papel que te han adjudicado. Por ejemplo: soy mujer, quiero trabajar, pero no me dejan porque mi papel es casarme. Por la igualdad social. O quiero divorciarme, pero no puedo, porque mi papel es hacerme cargo de mi mujer toda la vida. Por la igualdad social.

    Ahh, que no existe ese sistema, pues los que lo defienden están en franca desventaja a la hora de debatir, porque lo hacen con humo mientras los que abogamos por sistemas públicos tenemos decenas de buenos ejemplos.

    Me imagino que hasta para el más liberal de los liberales y aunque sea economista la eficiencia de un sistema sanitario no vendrá dada solamente por los balances a fin de mes no, me parece que en la vida hay algunas cosas más importantes que la eficiencia económica, la primera la salud.

    Cuando dan de alta antes de tiempo, niegan y dilatan en el tiempo lo máximo posible la autorización para un determinado tratamiento, cobran una póliza mayor por un hijo porque saben que tienes determinadas enfermedades hereditarias, o ves que por cada enfermera hay diez auxiliares que apenas saben poner una vía,y sobre todo cuando los pacientes se dirigen a la competencia (que también tiene acceso a los datos de los pacientes en todo su pasado) y les pongan mala cara porque ellos no van a prestar un servicio que otros no han dado por rentabilidad pues ahí uno se da cuenta que la milonga de la privatización de la sanidad quizás no sea tan bonita. Y no por nada malo, no, es porque como cualquier otra empresa lo que quiere es ganar dinero y no siempre atrayendo a más clientes porque prestan el mejor servicio. El mundo es mucho más complejo que todo esto. Y si el paciente está sano y no suele hacer mucho uso de su seguro privado no pasa nada, pero como le empiecen a llover los infortunios raro será el que no termine denunciando hasta llegar al Defensor del Pueblo.

    Creo que la solución podría ser dar una tarjeta de crédito a cada ciudadano y privatizar todo. El presupuesto de sanidad pública se trasferiría a la tarjeta: cuando un ciudadano con sueldo inferior a X euros neceste servicio médico que pague con la tarjeta en el ente privado que él mismo elija para tratarse y ya está. Así no mantenemos elefantes blancos de salud que no sirven bien, ni hay de donde robar para los políticos, los hospitales y los médicos tienen que competir unos con otros, y, lo mejor de todo, el ciudadanito común que no tiene dinero con qué pagar un servicio privado NO paga: la tarjeta se alimenta con el dinero de los impuestos sanitarios convencionales que ya no iría a parar a un servicio de mala calidad sino a una tarjeta con saldo para pagar todas las enfermedades que ese ciudadano común padezca.

    Creo que se desenfoca el debate. Nosotros teníamos un sistema sanitario público que, probablemente, era muy barato en relación al servicio prestado. Incluso teniendo en cuenta el tiempo de espera. El problema está en que buena parte de ese sistema sanitario se pagaba con deuda. Es decir, no se pagaba integamente con impuestos.

    ¡Bien! A partir de aquí, todo análisis sobre la bondad de nuestro antiguo sistema de salud está fuertemente sesgado. Ahora, agotada la vía del déficit, hay que pagar todo su coste con impuestos. Pues, precisamente, estamos discutiendo qué prefiere el ciudadano medio: si el copago o que le suban los impuestos para mantener las cosas tal cual, o recortar el servicio en la línea de lo dice Juan en su último post.

    Hay muy buenos profesionales en la sanidad pública y mucha gente prefiere operarse o ir a determinadas consultas que en la privada. Muchos centros privados han bajado costes a base de contratar personal sanitario no muy bueno. Te atienden rápido sí, pero no siempre bien.

    ¿Que pasa si le das una tarjeta a cada ciudadano? Que la empresa privada ya se encargará de vaciarla. Realmente ya pasa eso con los conciertos. Los hospitales privados a los que se derivan pacientes de la pública le pasan una factura que nada tiene que ver con los servicios prestados. Factura de cinco estrellas por atención del Congo.

    Nuestro sistema necesite modernizarse y estudiar cada partida de gasto más atentamente. Ver otras opciones de tratamiento, genéricos, labor preventiva,etc. Pero es un sistema que bien llevado no es tan caro para la inmensa labor que hace.

    Mi opinión personal con la educación es que si algún día tuviese hijos los llevaría a la pública, yo estudié casi siempre en la pública pero también estudié en la privada cuando mi familia pagó para que me aprobaran, (de aquella yo era un poco desastre).

    Con la sanidad pública no tengo ninguna queja ni mía ni de mi familia, hace no mucho en un chequeo a mi abuela le detectaron un problema en el corazón, la dejaron ingresada y al día siguiente le pusieron un by-pass, valorado en 5 millones de las antiguas pesetas. Doy gracias a la sanidad pública por esto y si hay algo que no tiene porque ser rentable es la misma. Optimizar su gestión por supuesto, pero si es deficitaria pues se ponen impuestos directos, se hace un copago progresivo o lo que sea para seguir mejorándola.

    Su función es la de dar calidad de vida a los ciudadanos y salvar vidas, en el momento en que sea dirigida por consejos de administración que sólo vean cifras y rentabilidades esto se acabó. Nadie monta e invierte en un negocio de forma altruísta.

    En EEUU lo más prospero es ser abogado o MEDICO. No digo yo que un médico no deba cobrar más que un ingeniero (en media), pero tampoco es de recibo que tengan que estar forrados TODOS, porque además hay MUCHA diferencia entre unos médicos y otros.

    Algunos son referentes a nivel nacional o mundial y otros es mejor que te pasen el contacto de otro médico si lo que tienes es algo más complicado de lo que ellos suelen tratar o se sale de su pericia habitual. Del mismo modo que algunos ingenieros llegan justillos a fin de mes y otros hasta montan empresas multimillonarias.

    El coste de un fármaco que te convierte en enfermo crónico es posiblemente no muy inferior al de otro que te cure definitivamente, pero el precio que se puede poner a uno y a otro no tienen NADA que ver. Ejemplo, tómese esto cada mes (20€ ) para controlar su insuficiencia coronaria VS pague 3000€ en cómodos plazos y olvídese de su insuficiencia coronaria PARA SIEMPRE. ¿La gente que elegiría? Vamos yo lo tendría claro.

    Y si con un fármaco, donde las economías de escala alivian mucho los costes de producción ya se ve claro, con un tratamiento aún más. Imaginemos un tratamiento de cáncer que te lo controla, pero no te cura contra otro que, una vez realizado te cura completamente. La diferencia es tan brutal que en la realidad el primer supuesto ni siquiera existe.

    - Es en la sanidad PUBLICA donde te racanean las pruebas o los medicamentos no genericos todo lo que pueden, y no desde que empezó la crisis, sino desde hace ya años. Muchas veces tienes que ir a la privada para que te hagan la prueba que te tienen que hacer y por cierto, mucho más rápido:

    PASO 3) El especialista se salta sus ordenes (has tenido suerte) y te manda ya la radiografia, ecografia o lo que sea que va a aclarar tu diagnostico, no espera a que vuelvas quejándote de nuevo el mes que viene. Te dan cita para la semana que viene, si tienes más suerte aún.

    No me digan que es así, mi madre acaba de pasar por este “algoritmo” tras una caída, pero con más pasos, puesto que la primera vez no tuvo suerte y fue a la segunda cuando le encargaron las pruebas, no sin antes mandarla a urgencias para que el algoritmo en lugar de tener 10pasos más o menos semanales tuviese solo 7 u 8.

    PASO 1) Consigues cita en la misma semana, quizá en 2 días, con el especialista directamente, sin pasar por urgencias ni el de cabecera y sin echar la tarde/mañana el día (¡oh dios! ¿ta difícil es esto?) Si se lo pides o lo considera necesario te encarga las pruebas.

    Y todo esto no es cuestión de dinero ni de que los médicos de un lado esten mejor o pero preparados que los del otro (muchas veces SON LOS MISMOS). Es un problema de organización, de flexibilidad, de reconocer cuando “no se llega” y, por ejemplo, dejarte pagar la diferencia entre el generico o el medicamento que tu medico realmente cree que necesitas (si es que piensa que el generico no vale, que en psiquiatría por lo visto pasa bastante) o decirte que no te hacen la prueba por ahorrarsela pero que si pagas o la solicitas de tal manera te la consiguen con tal de que no vayas a saturar las urgencias, que es la unica via que te dejan ahora.

    Pues claro, pero si NO le resuelven el problema al ciudadano y NO lo curan, pues ya buscará el otros médicos que Sí le curen y los que No lo haganhala a quebrar. Cosa que ahora no pasa porque tienen una clientela cautiva: los que tienen que ir con ellos quieran no porque no se pueden permitir nada mejor. ¿Esa no es la más odiosa explotación del ciudadano más necesitado (que se supone que es para el que se ha concebido la salud pública) que se pueda imaginar? ¿Eso no es un monopolio al que sólo pueden escapar los que tiene dinero?

    Que yo sepa la salud pública se concibió por una sola razón: para que el ciudadano que es pobre no este indefenso si cae enfermo. Si la tarjeta de crédito resulve ese problema sin que la sociedad tenga que mantener vagos, burocrátas gandules que roban de lo lindo, y en fin, un sistema ineficiente, pues mejor que mejor.

    Pues yo creo que si Harvard cobra el pastón que cobra y aún así consigue estar lleno de alumnos es porque todos saben que el que sale de allí no es ningún analfabeto. Y que yo sepa, si tus hijos compiten con alguien que tiene diploma de allí no lo tiene fácil para pisarle el empleo a ese alguien.

    A mí me gustaría que todos puedan recibir una educación de calidad y si los mejores institutos deciden cobrar más porque pueden seguir llenos de alumnos, no me gusta que los hijos de los pobres sólo por haber nacido pobres no puedan estudiar allí. Y una tarjeta de crédito lo resolvería, sin que los ministros de educación puedan robar tan fácilmente del presupuesto de los impuestos para eso y enchufar de paso a todo el que sea de su partido en los puestos burocráticos concebidos para eso. Todo el mundo se rasga las vestiduras ante las ganancias excesivas de la empresa privada, pero no se compara cuántas ganancias excesivas sacan los burocrátas y los políticos de manejar los dineros públicos.

    Y so pretexto de decirnos conmigo la educación es gratis darles a nuestros hijos una educación que no es de la misma calidad a pesar de que tengan más dinero que Harvard para manejar.

    Si todas esas lindezas las hiceran los malvados capitalistas ya les estaríamos quemando vivospero como las hacen los burocratás y políticos, pues hala hala, a untarlos con agua bendita y besarles la mano: ellos sí que son los defensores de los pobres y claro, debemos confiar en ellos.

    Todo el mundo se rasga las vestiduras ante las “ganancias excesivas” de la empresa privada, pero no se compara cuántas “ganancias excesivas” sacan los burocrátas y los políticos de manejar los dineros públicos.

    La calidad de la salud en España es buena, no nos subamos a la parra. El sistema Bismarck es mucho más eficiente que el Español Beveridge (si pagas un seguro privado también pagas el público, desincentivando la elección entre ambos)

    CRITEO-300250, 300, 250); 1 meneos Una mirada escéptica al copago juanramonrallo.com/2012/03/20/una-mirada-esceptica-al-cop por kernkraft hace






    www.saquear.net23.net Todos los derechos reservados